3 Mandamientos para mantener un bronceado


 

Protegerte: para ello utiliza una crema que se adapte a tu fototipo. Las teces claras deben utilizar un índice de protección alto y las pieles oscuras, protegidas de manera natural, tendrán suficiente con una protección más baja.

Hidratar la piel: tras una jornada al sol, utiliza una crema hidratante enriquecida con vitamina E por su acción antirradicales libres que calma la piel y la nutre. Una hidratación regular del rostro y del cuerpo evitará que te peles y conservará la luminosidad del bronceado.

Autobronceadores: Los autobronceadores se han ido perfeccionando desde que aparecieran en el mercado hace unos diez años. Son fáciles de utilizar y garantizan un bronceado uniforme, natural y luminoso. Una semana más tarde de regresar de vacaciones aplícate un autobronceador por primera vez y después entre una y dos veces por semana.